Nuestra Historia. Director: Tomás Alonso Pérez

AVANZANDO AL FUTURO DESDE EL PASADO

PRESENTACIÓN DEL CENTRO

 

El IES FRANCISCO TOMÁS Y VALIENTE es un centro, público, específico de Formación Profesional de la Comunidad de Madrid.

 

Sus orígenes datan del año 1986, en el distrito de HORTALEZA. Inicialmente denominado IFP HORTALEZA, cambión su nombre en 1997 pasando a denominarse FRANCISCO TOMÁS Y VALIENTE en honor del que fuera Presidente del Tribunal Constitucional y DOCENTE de la Universidad Autónoma de Madrid y asesinado por la banda terrorista ETA el 14 de febrero de 1996.

 

Fue en el curso 1996-97 donde los miembros de la Comunidad educativa decidieron cambiar el nombre del Centro; después de un concurso público se llevaron al Consejo Escolar tres nombres entre los que figuraba Don Francisco Tomás y Valiente, asesinado por ETA algunas semanas antes.

 

En homenaje a su labor docente quedó establecido nuestro nombre actual.

 

En este centro se imparten las enseñanzas de dos Familias Profesionales: Administración y Gestión y Electricidad-Electrónica; dese la FPBáscia, pasando por el Grado Medio y el Grado Superior. En nuestro apartado de Enseñanzas pueden verse los diferentes ciclos formativos cada una de las especialidades.

El Equipo Directivo

 

VIDA Y SU OBRA de Don Francisco Tomás y Valiente

 

Francisco Tomás y Valiente nació en Valencia el 8 de Diciembre de 1932. Licenciado en Derecho por esa Universidad en 1955, dos años después defendió en la misma su Tesis Doctoral, obteniendo la calificación de Sobresaliente Cum Laude y el Premio Extraordinario de Doctorado. En 1964 ganó por oposición la Cátedra de Historia de Derecho de la Universidad de La Laguna, trasladándose en Octubre de ese mismo año a la Universidad de Salamanca, donde permanecería hasta Noviembre de 1980, en que pasó a formar parte de la Universidad Autónoma de Madrid. A comienzos de 1980 había entrado en la situación de excedencia especial como Profesor, al ser nombrado Magistrado del Tribunal Constitucional. Ocho años antes, en 1972, había ingresado como miembro del Instituto Internacional de Historia del Derecho Indiano (hispanoamericano). Fue Premio Nacional de Historia en 1991 por el libro “La era isabelina y el sexenio revolucionario”, Académico de Número de la Real Academia de la Historia desde 1985, y Doctor Honoris Causa por la Universidad de Salamanca en 1995.

 

Además del libro citado, que es una obra colectiva, entre los suyos destacan: “Los validos de la Monarquía Española del siglo XVII”, I.E.P., Madrid, 1963. “El Derecho Penal de la Monarquía absoluta (siglos XVI, XVII y XVIII)”, Tecnos, Madrid, 1969. “El marco político de la desamortización en España”, Ariel, Barcelona, 1971. “La venta de oficios en Indias” (1492-1606), I.E.A., Madrid, 1972. ” La tortura en España. Estudios históricos”, Ariel, Barcelona, 1973. “Manual de Historia del Derecho Español”, Tecnos, Madrid, 1979. “Gobierno e Instituciones en la España del Antiguo Régimen”, Alianza Universidad, Madrid, 1982. “Códigos y Constituciones (1808- 1978)”, Alianza Editorial, Madrid, 1989. Y por último “Escritos sobre y desde el Tribunal Constitucional”, Centro de Estudios Constitucionales, Madrid, 1993.

 

Junto a su labor docente e investigadora, Francisco Tomás y Valiente fue Magistrado del Tribunal Constitucional desde 1980 hasta 1986, y Presidente del mismo entre 1986 y 1992. Fue asimismo miembro de la Comisión de Arbitraje de la Conferencia para la Paz en Yugoslavia en 1991, y Consejero Permanente de Estado desde 1995.

 

Casi retirado ya de la vida pública, Francisco Tomás y Valiente fue asesinado a las 10.48 horas de la fría y nublada mañana del 14 de Febrero de 1996, mientras trabajaba en su mesa de Profesor de la Universidad Autónoma de Madrid, cuando atendía a la llamada de su amigo Elías Díaz. Éste oyó los disparos desde el otro extremo del teléfono. Millones de manos blancas, millones de manos inocentes se levantan, desde entonces diciendo “¡basta ya!”, cada vez que ETA golpea a la razón con la sinrazón.

 

Francisco Tomás y Valiente murió por haber defendido la Constitución, por haber defendido durante toda su vida, y aún más visiblemente en la última etapa de su vida, el Estado de Derecho frente al Terror, y aun el Estado de Derecho frente a la Razón de Estado o terrorismo de Estado, con el que tan bien se avienen los terroristas. Francisco Tomás y Valiente murió por enseñar a hablar otro lenguaje: el lenguaje de la razón, que es el lenguaje de la Paz que es el lenguaje de las gentes de bien.